fbpx
Secta en las Artes Marciales - Portada

Sectarismo en las artes marciales y 15 señales para detectarlo

En la mayoría de centros, las artes marciales y deportes de contacto se practican con respeto, en un entorno seguro y de apoyo mutuo. Sin embargo, en la comunidad siguen enquistados algunos hábitos anómalos difíciles de encontrar en otras actividades físicas. La frecuencia y magnitud de estas anomalías generará un amplio espectro de situaciones, desde pequeñas excentricidades hasta sectas con graves lavados de cerebro.
Quizá en tu gimnasio todo funcione de maravilla. Puede que puntualmente pasen cosas «raras»… o tal vez estés metido de lleno en una secta. Sea cual sea tu situación, con esta entrada me gustaría advertir sobre dinámicas peligrosas que pueden ir escalando hasta convertirse en un sistema de culto y sumisión.
Para mí, algo tan simple como reflexionar sobre dónde estamos y atender a ciertas señales, ya contribuye a tener una comunidad un poco más sana.
Así pues, en la primera parte del post examinaré los cinco elementos más característicos de las dinámicas sectarias. En la segunda parte, dejaré una lista con 15 banderas rojas que deberían encender nuestras alarmas.

1. CONSTRUIR LA SECTA: 5 PILARES

Aunque cada uno de estos puntos sería suficiente para sostener una dinámica sectaria, normalmente coexisten y se fortalecen entre sí.
Después de mencionar en qué consiste cada uno, añadiré dos ideas sobre cómo creo que, en contraste, deberían ser un buen instructor y ambiente de entrenamiento.

1. UNA VERDAD ÚNICA Y ESPECIAL

En un culto, el maestro no ofrecerá unas enseñanzas «corrientes». Las técnicas, tradición y filosofía de la escuela serán «las mejores», La Verdad de las artes marciales. Otras técnicas, maestros, asociaciones o linajes, están equivocados o ignoran el camino auténtico.
Ante la oportunidad de aprender el «mejor» sistema de todos, querrán hacerte sentir especial . Tú formas parte de un grupo privilegiado, una comunidad de «despiertos» que practican la verdadera esencia del arte. Siguiendo esta mentalidad, el objetivo es que termines desarrollando una sensación de superioridad sobre otras academias, artes marciales o deportes de contacto.
  • Idea: solo aquellos que han perdido todo sentido de la humildad afirmarían que su enfoque es el superior. Además, los instructores seguros de sí mismos no necesitan estar criticando gratuitamente otras escuelas o artes marciales. Desconfía de quien dice que todo el mundo está equivocado menos él.
  • Idea: las personas que más dominan una materia tienen claro que no se pueden obtener todas las respuestas de un solo individuo. Las artes marciales no son ninguna excepción. De hecho, si alguien desea lo mejor para ti, te animará a aprender de otras fuentes, equipos o tradiciones. Quien vive sin miedo a perder alumnos no intentará "monopolizarte" y ser tu único punto de referencia.
Aprendizaje libre y sin sectarismos
Ninguno de los maestros de Goku le dijeron que su método era el único válido y definitivo. Tampoco se criticaban los unos a los otros. Sé como Goku y entrena con gente de mente abierta =)

2. ESPIRITUALIDAD Y DOGMATISMO

Otra costumbre habitual de los ambientes sectarios es enredarse con el «crecimiento espiritual». El maestro ofrece un camino más grande que él mismo, encarnando el legado de guerreros o pensadores increíbles del pasado. A su lado, aprenderás más que artes marciales, aprenderás a comportarte según los «valores auténticos» de una tradición exótica y remota.
Cuando los valores de la «tradición» (o sea, los del maestro) se convierten en los tuyos, estos pasan a formar parte de tu identidad personal. Algo muy conveniente, porque cuando alguien ataque al maestro, tú también te sentirás atacado. Si esto lo comparte todo el grupo, cualquier crítica al relato oficial será interpretado como una amenaza colectiva.
Así, el «camino espiritual», representado por el maestro, acaba convertido en un dogma que los miembros defenderán con intensidad y a toda costa.
  • Idea: la tradición de las artes marciales es realmente valiosa. Como cualquier otra filosofía, puede darte un marco conceptual para desarrollar tu carácter. Pero una cosa es que te cuenten que la práctica puede hacerte mejor, y otra que te digan cómo debes pensar y comportarte. Los buenos líderes no debilitan el pensamiento crítico, lo fortalecen. Si tu instructor te valora como sujeto pensante, nunca te incitará a que lo defiendas a ciegas y sin argumentos.
  • Idea: muchas veces, de la "tradición" marcial solo nos llega una selección parcial e interesada. Si la prioridad es seducirte en vez de contarte la verdad, probablemente solo te hablen de historias nobles y románticas. Curiosamente, las personas que más han estudiado no suelen compartir esta visión idealizada. Porque cuando se va más allá de los clichés, uno se da cuenta de que ni todos los discursos ni todos los personajes son tan "perfectos" como parecen.
Red Ribbon - Ejemplo de Secta
Todo el ejército de Red Ribbon tiene el mismo objetivo: matar a Goku. ¡Pero muchos ni siquiera saben por qué! Siguen el dogma oficial, programados para satisfacer los deseos de otros.

3. SABIDURÍA DE VIDA

En la secta, la asociación instrumental entre artes marciales y «desarrollo de los valores» también cumple otra función: encumbrar al instructor como «maestro de la vida». Su conocimiento abarca tanto las artes marciales como el florecimiento humano, que van de la mano.
De este modo, el grupo lo tomará como un modelo a seguir en todos los ámbitos. Bajo el estatus de «sabio», se dará por válido todo lo que diga, de cualquier campo del saber: psicología, ética, política, nutrición…
  • Idea: ser experto en un arte marcial no te convierte en experto en otros campos. Lo que da validez a un argumento no es el color de tu cinturón, sino el razonamiento que haya detrás. Hay personas que realmente saben mucho sobre muchos temas, pero si son intelectualmente honestas reconocerán todo lo que les queda por aprender, sin pretensiones de ser gurú de nadie.
  • Idea: ser experto en un arte marcial no te convierte en buena persona. Si esperas que un cinturón negro sea un caballero de la virtud, probablemente te lleves una decepción tarde o temprano. Al fin y al cabo, las artes marciales no son ninguna burbuja social: hay practicantes admirables, cretinos y malas personas. Como en todos los sitios.
Maestro sectario
Cuidado con los iluminados marciales. Hasta embaucaron al bueno de Tenshinhan.

4. EL MAESTRO INVENCIBLE

Para que la admiración se convierta en idolatría, el maestro se esforzará en parecer «el más fuerte». Si es percibido como el mejor guerrero de la sala, lo tendrá más fácil para dominar a los demás mediante la intimidación. Los alumnos acaban creyendo que nadie sería capaz de derrotarle, algo que encima se vuelve motivo de orgullo colectivo (¡mi maestro es mejor que el tuyo!).
Cuando este maestro invencible enseña las técnicas, todas las ejecuciones salen perfectas y suelen ser impresionantes. Cualquier duda sobre su eficacia se explicaría por la torpeza del alumno, nunca por una carencia del maestro o de la técnica en sí.
  • Idea: hasta los mejores luchadores del mundo cometen errores e incluso han perdido alguna vez. Si en los niveles de élite se sigue entrenando para mejorar cada día... ¿seguro que tu maestro es el guerrero perfecto? Pregúntate, además, si lo que te están enseñando se puede replicar en contextos de oposición. La mejor manera de parecer invencible es practicando coreografías sin resistencia.
  • Idea: en las artes marciales hay una extraña obsesión por encontrar al maestro "más fuerte". La realidad es que tu profesor no tiene por qué ser el mejor luchador de la sala. Lo que sí ha de ser, es la persona con más conocimientos y más preparada para hacerte avanzar. Honestamente, ¿crees que a Jon Jones le importa si su entrenador puede ganarle?
Un buen maestro de artes marciales
Goku alcanzó el Ultra Instinct, su técnica más poderosa, gracias a Muten Roshi, uno de los personajes más débiles de la serie. Lo importante no es que tu instructor pueda ganarte, es que pueda sacar lo máximo de ti.

5. LA JERARQUÍA

Para que una secta funcione necesita seguidores implicados y leales. En las artes marciales resulta sencillo construir una jerarquía gracias al sistema de grados: el color de cinturón marca tu estatus dentro de una pirámide donde el maestro ocupa la cima.
Una jerarquía es atractiva cuando te da la oportunidad de escalar, marcar tu posición y ganar autoestima. La sensación de ser respetado por los de abajo, sin necesidad de demostrarles nada, puede ser muy tentadora. Como lograr un estatus así es muy complicado en otros contextos, los alumnos están ansiosos por escalar y sentirse especiales.
La secta se encargará de reforzar esta jerarquía tóxica, y lo hará de arriba a abajo. Detrás de justificaciones adornadas de «valores» nobles y tradicionales, se esconderán las intenciones de tener a la gente controlada y sometida.
  • Idea: los cinturones solo son un indicador de tu experiencia en un contexto deportivo, no una prueba de tu valor como persona. No dejes que nadie te trate peor solo por pasar menos horas en un gimnasio. Piensa en el resto de los ámbitos de tu vida y pregúntate si aceptarías allí ese tipo de jerarquía.
  • Idea: un buen grupo de entrenamiento se caracteriza por relaciones de respeto mutuo, no de dominación. El prestigio no necesita exigirse, se gana por reconocimiento libre. Los adultos saben otorgar reputación a otros adultos cuando perciben que les aportan valor, sin que les presionen a ello.
La Jerarquia en la Secta de Artes Marciales
En una jerarquía basada en la dominación, los cinturones más avanzados tienen privilegios sobre los menos experimentados.

2. RECONOCER LA SECTA: 15 SEÑALES

Después de reflexionar sobre los elementos más comunes de los ámbitos sectarios, vamos a poner una lista práctica para reconocer situaciones que no son propias de un contexto de entrenamiento saludable.
Checklist con 15 banderas rojas:
  • Ofensas: cuando preguntas dudas, el maestro se molesta, se lo toma como un ataque personal. Quizá ni siquiera se permite preguntar sobre las técnicas en público.
  • Bandos: durante las clases, se critica constantemente a otros estilos, linajes o asociaciones, aunque nadie pregunte por ello. Se fomenta un pensamiento binario, "ellos vs. nosotros".
  • Opacidad: el maestro no es claro explicando su linaje o historia marcial. No facilita información para comprobar dónde entrenó, quién le dio sus cinturones o qué competiciones ganó.
  • Leyendas: el grupo explica historias sobre el maestro donde realiza actos y proezas contrarias al sentido común e imposibles de contrastar.
  • Magia: se engaña a los alumnos haciéndoles creer que pueden controlar energías místicas (como en EFO).
  • Omnisciencia: el maestro lo sabe todo, se cree una autoridad en todos los campos del saber.
  • Pleitesía: en teoría, se predican valores como respeto y humildad. En la práctica, solo se exigen a los que tienen menos experiencia. Se utilizan los valores para que los practicantes se vuelvan dóciles, para que los de abajo se sometan a los de arriba.
  • Menosprecios: las personas de más arriba de la jerarquía se comportan como si valieran más que los demás. Los cinturones altos tienen actitudes despectivas hacia los cinturones inferiores.
  • Paternalismo: los alumnos tienen que pedir permiso para hacer X cosa, incluso aunque no tenga nada que ver con el arte marcial o deporte de contacto.
  • Coreografías: el maestro nunca se presta a realizar técnicas con un mínimo de resistencia. Siempre demuestra sus habilidades con excesiva colaboración de los alumnos, como si fueran muñecos.
  • Presiones: te presionan para ir a eventos, te hacen sentir mal si no vas a entrenar, te critican si dedicas tu tiempo a otras cosas que no sean el arte marcial.
  • Vetos: está prohibido entrenar otro arte marcial o en otros gimnasios, linajes o asociaciones. El maestro dictamina dónde puedes ir y con quién puedes o no puedes relacionarte.
  • Traición: los compañeros que cambian de gimnasio son tachados de traidores, sean cuales sean sus razones. Los que abandonan el grupo siempre es porque "les pasa algo" o han actuado mal.
  • Castigos: se castigan conductas o ideas contrarias a la jerarquía, humillándote, haciéndote el vacío o incluso daño durante una técnica o combate...
  • Tribalismo: la lealtad al colectivo es más importante que la verdad. El grupo defiende incluso los comportamientos más reprochables del maestro u otros miembros.
Estas 15 señales pueden variar en cantidad e intensidad, en un amplio espectro desde simples situaciones incómodas hasta sectas destructivas. En los peores casos, puede que esté muy claro desde que pongas los pies en el gimnasio. Desgraciadamente, lo habitual es que los malos hábitos estén tan normalizados y sean tan graduales que cueste darse cuenta. No encontrarás un cartel en la entrada que ponga «culto al maestro».
Por estas razones, no bajes la guardia y mantén despierto tu espíritu crítico. Si hay algo que no te cuadra, pide la opinión de una persona que no tenga nada que ver con las artes marciales. Muchas veces, desde fuera se perciben las cosas con más claridad.

CONCLUSIONES

No se pueden solucionar las dinámicas sectarias de la noche a la mañana. Pero nos estaríamos equivocando si pensamos que no podemos hacer nada o no tenemos ninguna influencia. Si nos respetamos a nosotros mismos y tenemos claro el valor de las otras personas, lo tendrán muy difícil para controlarnos o manipularnos. Porque solo aceptaremos pertenecer a una comunidad que nos trate como adultos, capaces de pensar por sí mismos y dueños de sus propios valores.
Para terminar, intenta tener siempre claras las diferencias entre la admiración y la idolatría, entre la humildad y la sumisión, y entre el compañerismo y el tribalismo. Si ves alguna cosa rara, no la dejes pasar. Aunque algunas situaciones sean imposibles de cambiar, te sorprendería descubrir cómo una buena comunicación puede contribuir a encauzar la situación.
En definitiva, no te subestimes, porque tal vez puedas ayudar a alguien.
Si crees que una persona a quien aprecias está metida en uno de los casos más espinosos, quizá te sea útil leer este post para pensar cómo plantear la conversación.

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Marc Campos Mula

Marc Campos Mula

Guerrero moderno. Eterno aprendiz. Artes marciales, filosofía y pensamiento crítico son mi inspiración. Me pregunto por los puentes entre lo viejo y lo nuevo, entre la tradición y la ciencia. Busco en el combate y la reflexión fuerza para la mente e inteligencia para el cuerpo.

7
Deja tu comentario

Please Login to comment

Información básica sobre la protección de tus datos. Responsable: Marc Campos. Finalidad: gestionar el envío de información divulgativa y comercial. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: tus datos se almacenan en la plataforma de email marketing MailChimp, alojada en EEUU. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos enviando un email a marc@elguerreromoderno.com o ante la Autoridad de Control de información adicional. Lee más información en la Política de Privacidad del portal.

avatar
4 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Marc Campos MulaManuel GutiérrezHector Pastor Fariña LopezMario VieraPedro Valentín del Olmo Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Pedro Valentín del Olmo
Member
Pedro Valentín del Olmo

No sabes, la verdad tan grande que acabas.de escribir sobre las Sectas Marciales. Real como la vida misma. Enhorabuena por atreverte a publicarlo. Un abrazo

Hector Pastor Fariña Lopez
Member
Hector Pastor Fariña Lopez

¡Excelente! Hice un intento de análisis sobre esto hace muchos años para sumar al programa de nuestra Escuela sorprendido por lo fácil que es caer en este tipo de redes y lo útil que me parecía para fomentar el pensamiento crítico. Lo compartiré con mis alumnos y en RR.SS.. Felicitaciones

Manuel Gutiérrez
Guest
Manuel Gutiérrez

Es interesante tu punto de vista, en realidad nunca había pensado en sectas y esas cosas, leí todo y en muchas cosas sobre todo lo del gurú, maestro o guía espiritual, si estoy de acuerdo (que se sienten casi dioses).
En el punto de que «pedir permiso para alguna cosa»
Sería bueno que lo ampliaras.
Si un alumno a mitad de clase quiere ir al baño, según yo, debe de solicitar permiso al que está dando la clase, si se cansó en excesivo y algunas otras cosas, debe de solicitar al permiso, recordemos que si queremos enseñar un arte marcial y no sólo deporte, debe de haber reglas, en este caso, los valores: puntualidad, respeto, humildad, etc.
Gracias.

Mario Viera
Guest
Mario Viera

Epa!